LXII LEGISLATURA AVALA PAQUETES FISCALES MUNICIPALES PARA 2020

En sesión ordinaria, la LXII Legislatura aprobó por unanimidad los dictámenes correspondientes a las Leyes de Ingresos 2020 de 105 municipios, distribuidos en dos paquetes de 52 municipios, así como la correspondiente al Ayuntamiento de Mérida y, por mayoría, las modificaciones a diversas disposiciones de su Ley de Hacienda.
En la plenaria de este miércoles, las siete fuerzas políticas también avalaron nuevas Leyes de Hacienda de Homún, Kaua, Muna, Opichén, Seyé, Sotuta y Telchac Pueblo; al igual que  reformas a Leyes de Hacienda de Chicxulub Pueblo, Chocholá, Dzidzantún, Motul, Sacalum, Tekax, Temax, Tizimín, Tzucacab y Umán; además de la modificación de la Ley de Ingresos 2019 de Chicxulub Pueblo y la similar del ayuntamiento de Tekax.
El presidente de la comisión de Presupuesto, Víctor Sánchez Roca (PAN), informó que se les negó empréstitos a siete municipios por no cumplir con los requisitos de Ley, no obstante, sí fueron avalados ingresos extraordinarios por convenios con el Gobierno del Estado para el pago de laudos de trabajadores a 11 ayuntamientos.
También, detalló, se votó a favor que 58 municipios puedan obtener ingresos extraordinarios por convenios diversos en programas federales y estatales, así como a 21 ayuntamientos obtengan recursos extraordinarios por transferencias y subsidios.
“El Congreso del Estado giró oficios a los 106 municipios que implementarán estrategias de defensa ante los problemas económicos que sostenían y eso se refleja en las solicitudes presentadas en sus paquetes fiscales”, resaltó Sánchez Roca.
En su turno, el presidente de la Junta de Gobierno, Felipe Cervera Hernández (PRI), añadió que con estos dictámenes, los municipios contarán, en tiempo y forma, con herramientas jurídicas para el ejercicio 2020 y certeza jurídica a los ciudadanos para los diferentes tipos de contribuciones.
“El Congreso del Estado ha cumplido a cabalidad con la observancia a la autonomía municipal y su autonomía hacendaria, verificamos la legalidad de dichas propuestas con seriedad, sensibilidad y apegado a derecho, anteponiendo la justicia social, el bien común y el diálogo, por encima de posturas personales o partidistas”, enfatizó.
En el caso de Mérida, Alejandro Cuevas Mena (PRD) señaló que se proponen aumentos en el cobro del predial, en el servicio de alumbrado público y de recolección de residuos sólidos, así como un refrendo por bóvedas de los panteones, que se contemplan en la Ley de Ingresos pero no se justifican en su Ley de Hacienda.
Agregó que en el tema del predial, existen artículos transitorios que establecen que si el predio tiene un valor menor de 500 mil pesos, el incremento de la tarifa no deberá ser mayor al 4%, pero si es mayor a 500 mil pesos, el aumento no deberá ser mayor al 10%.
En respuesta, Sánchez Roca aclaró que por Ley se tiene que actualizar el valor catastral de los predios de Mérida, porque los ciudadanos quieren que valgan más, por esta razón, podría incrementar el costo del impuesto predial de manera proporcional; sobre las bóvedas, anunció que existe un problema de falta de estos espacios en los panteones, por lo que a partir del próximo año se pagará dicho refrendo cada tres años, que no afecta a los que actualmente cuentan con títulos de perpetuidad.

De la misma manera, el pleno de los diputados avaló por mayoría, con el voto en contra de Silvia López Escoffié (MC), la adición del artículo 44 bis a la Ley de Tránsito y Vialidad, para prohibir en carreteras estatales y federales, que sean transferidas al estado, que bicimotos, motocicletas, triciclos automotores, trimotos y cuatrimotos de motocicletas, así como aquellos similares impulsados con energía eléctrica, no puedan transportar a personas menores de cinco años o que hayan cumplido dicha edad, que no puedan sujetarse por sus propios medios o apoyar sus pies en el pedal de pasajero.
La presidenta de la comisión de Desarrollo Urbano, Lila Frías Castillo (PRI), mencionó que el dictamen tiene como objetivo fundamental salvaguardar la vida e integridad de este sector de la población, ya que en primer lugar no tienen la capacidad de medir por sí mismo los riesgos que implica ser pasajeros en una motocicleta  y en segundo término, físicamente no son lo suficientemente aptos para sujetarse por sí mismo al vehículo que los transporta, por lo cual los expone en mayor grado que cualquier otro tipo de pasajero.
“Estaremos evitando que cada día se expongan vidas de menores de edad, con lo cual estaremos dando un paso más para consolidar la seguridad vial de todos los usuarios de las vías de comunicación”, agregó.

Por otro lado, los legisladores aprobaron por unanimidad tres dictámenes con reformas a la Constitución Política del Estado: el primero para establecer la enseñanza de la lengua de señas y otro para la obligatoriedad del aprendizaje de la lengua maya, ambas en el nivel básico educativo; el tercero, para homologar los Periodos Ordinarios de Sesiones del Congreso de Yucatán con los del Congreso de la Unión.
Referente a los temas educativos, Karla Franco Blanco (PRI) señaló que estas reformas otorgan contar con las bases constitucionales para fortalecer el sistema educativo para poner fin a la segregación de las personas con discapacidad y la comunidad indígena en la entidad.
La promovente de la iniciativa de lengua de señas, Kathia Bolio Pinelo (PAN) manifestó que se visibiliza a un grupo vulnerable que han tenido todo tipo de adversidades y discriminación, como son las personas con discapacidad auditiva, y aunque el Gobierno Federal ha reducido recursos a los programas para este sector, en el estado, en particular la actual Legislatura, han sido empáticos con el desarrollo y crecimiento de la inclusión.
“No a los estereotipos, sigamos construyendo una sociedad inclusiva y humana”, destacó.
El impulsor de la iniciativa de lengua maya, Luis Loeza Pacheco (Morena), advirtió que el porcentaje de personas que hablan la lengua maya en el estado, ha venido descendiendo de forma constante en los últimos años, de acuerdo a un estudio de la UNAM, se redujo drásticamente en un lapso de cinco años, al pasar de 30.3% en el año 2010 a 28.89%en 2015.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.